LA HISTORIA DE UN PUEBLO, VIVA EN UN MURAL

En San Juan de Comalapa, Guatemala, se hizo una experiencia increíble. A un grupo de gente, se le ocurrió darle vida al cementerio y a la vez, darle voz al pueblo. En el largo paredón que divide a los vivos y sus antepasados, decidieron hacer un mural gigante. Más de doscientos metros, divididos en 63 imágenes. Cada una de ellas, y en orden cronológico, representan la historia, desde los comienzos del hombre, por supuesto, desde su cosmovisión, hasta nuestros días. Los temas a tocar, salieron de talleres que se hicieron especialmente para ver cuales eran los acontecimientos que más movilizaban a los habitantes.

¿Cuáles son los hechos que nos han modificado? Me parece un interesante ejercicio personal y ni hablar, a nivel comunitario. El mural, para hacer de todo esto una experiencia más plural aún, lo hicieron los mismos habitantes del pueblo, obviamente, con la supervisión de algunos artistas. Ahí mismo, en ese lugar increíble, Pequeños Grandes Mundos hizo un taller, en el cual, luego de que los chicos contaran uno a uno que significaba cada pintura, hicieron una ilustración del tema que ellos quisieran.